¿Qué son los fofisanos?

Hello, Paula por aquí

Preparaos porque este artículo tiene su miga

¿QUÉ DICE LA CIENCIA DE LOS “FOFISANOS”?

En este post hacemos referencia a  un artículo rela­cionado con el tema de los “dad bod” de la revista Estadounidense “American Journal of M’s Health”.

El pediatra Craig Garfield, de “Northwestern University Feinberg School of Medicine”, y otros médicos, analizaron una base de datos de 10,263 hombres durante 20 años, desde que tenían 12 hasta los 32 años, viendo cómo varía su índice de masa corporal (IMC) a lo largo del tiempo, en relación a si eran padres o no, y en caso de serlo, si vivían con sus hijos o no.

Efectivamente, los padres engordan más que los que no lo son, las razones eran la falta de tiempo para ejercitarse o el aumento de comida chatarra en sus dietas.

Ahora bien, hace meses hablaba de que no todos los “gorditos” tienen mala salud y van a vivir menos, que hay una proporción de ellos que están muy sanos, tienen el colesterol en su sitio, viven sin artritis ni enfermedades relacionadas con el sobre­peso y a pesar de que cultivan el físico, no adelgazan.

También comentaba, en primera persona, cómo me había sentido marcada en ambientes deportivos por ser una chica bajita y con curvas, en mi peso correcto, pero no excesivamente delgada como el resto de las pocas mujeres que participaban en carre­ras y pruebas de ciclismo a las que iba. Era la niña gordita, con mis 56 kilos y 1.58 m que terminaba un maratón.

Me preguntaban si lo había corrido entero porque no pesaba 45 kilos, o acababa tercera en un triatlón y no me gustaba recoger el trofeo porque en las fotos parecía enorme al lado de la primera y la segunda. Estamos hablando de hace unos años, cuando el deporte

No era tan popular entre las mujeres; afor­tunadamente esto ha mejorado y ahora que estoy en la categoría de los 40, somos muchas las mujeres con cadera y panza que participamos en competiciones y no nos sentimos marginadas por el peso… un complejo menos.

¿ES BUENO SER “FOFISANO”?

La primera conclusión no es muy seria.

Y es que después de pasar unas horas leyendo webs y blogs en inglés y español, el tema entretiene bastante y hay gente muy divertida sacándole punta, sólo tienes que buscas en Internet los blogs sobre fofisanos y gordibuenas.

Lo que puede ser una buena excusa para ligar más en la playa luciendo michelines y no abdominales.

dicapriook

La segunda me preocupa un poco más, ya que tiene que ver con mi trabajo en depor­te, salud y nutrición: si eres “fofisano” (hombre) y te sobran kilos, estás de moda y ligas mucho, puede que ahora hayas encontrado el pretexto ideal para dejar de sudar corriendo o entrenando en el gimna­sio para estar delgado y marcar abdominales.

¿Para qué sufrir?

Ahora resulta que ser “fofisano” te da más salud, aunque no haya estudio o experto que lo asegure. Encima, la cerveza es una bebida cardiosaludable, que te aporta minerales y vitaminas B, te relaja y está bien vista socialmente, así que si no aparecen los soñados ABS, ¿para qué molestarse en hacer vida de “Rocky” con entrenos en ayunas, licuados con cinco huevos y únicamente pollo para comer?

El sacrificio no compensa; lo que importa es ser feliz. Este tema no es para tomárselo a broma, pues se pueden tener “lorzas” y estar sano siempre que se haga deporte habitualmente y se siga una ali­mentación saludable y equilibrada.

De momento no hay estudios que demuestren que los”fofisanos” estén sanos, ni que los que tienen “six-pack” no lo estén.

Por ello no hay que sacar conclusiones aceleradas para vivir felices sin cuidarse. La salud se entrena en la cocina y con los tenis, no hay que olvidarlo.

La última conclusión es que los términos del “fofisano” y la “gordibuena” son cuando menos machistas y de nuevo marcan las diferencias entre la imagen femenina y masculina.

Puede deducirse que las mujeres pierden más con estos términos.

Para muestra es vídeo de Youtube


Uff, sin comentarios.

Un hombre “fofisano” simplemente se relaja y disfrutar¡, ser “gordibuena” implica maquillarse, ir vestida con ropa sexy y tacones, invertir en estéticas e inventar poses insinuantes y adelgazantes (sacar pecho, adelantar pierna, “selfie” desde arriba), así como mucho “Instagram” y “Photoshop”.

El contraste todavía duele más cuando miras detenidamente las imágenes de los fofisanos con pareja. Leonardo DiCaprio, sin ir más lejos, sigue siendo un galán con sus michelines,  tomando alcohol, junto a su novia hiperdelgada que no bebe ni come en ninguna de las fotos.

Véis cómo el artículo da para hablar largo y tendido?

Dejadnos un comentario más abajo

Gracias

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*